Menu

Sobrevive a tu primer día de trabajo

Escrito por Editorial Conecta

Tenemos tendencia a idealizar las vacaciones y a pensar en el resto del año como una sucesión de momentos desagradables. Pero la realidad es que ni las vacaciones son tan perfectas ni el resto de semanas tan tediosas.

La OMS no considera el síndrome postvacacional como una enfermedad, ni siquiera como un malestar, sino como un proceso natural de adaptación entre las vacaciones y el día a día, que acostumbra a durar entre una y dos semanas.

BLOG4

Los síntomas del síndrome postvacacional no son específicos: a algunas personas les cuesta coger el sueño, otras ven disminuida su atención en el trabajo o incluso se ven en situaciones de bloqueo para desempeñar tareas cotidianas.

Para mantener a raya el estrés propio del regreso a la rutina, no hay nada como incorporar a nuestro día a día ciertos hábitos:

  •  Apuntar en una lista e ir tachando cada una de las actividades que vamos realizando a lo largo del día. Cuando hayamos acabado el día veremos que nuestro tiempo no ha sido improductivo, lo cual es fuente de motivación.
  • Es importante llevar una vida sana. No hacen falta dietas, basta con tener una alimentación equilibrada y practicar algo de deporte.
  • Pensar a corto plazo. En vez de soñar con el próximo verano hay que hacerlo con el próximo fin de semana. Las metas cortas estimulan.
  • Vive el AHORA. Es muy difícil volver a la rutina pensado lo mucho que se ha disfrutado durante las vacaciones. Hay que enfrentarse al día a día con los aspectos más agradables de la rutina.
  • Energízate: Vuelves con las pilas cargadas pero si no empiezas a cuidarte día a día llegarás de nuevo a las vacaciones extasiado. Hay que respetar cada día el tiempo para uno mismo. Es necesario programar un tiempo de ocio personal -ya sean 15 minutos o 2 horas- pero se hace imprescindible un tiempo de disfrute personal.
  • Agradece tu tiempo de vacaciones. Hay que tener en cuenta que no todo el mundo puede disfrutar de este privilegio.
  • Gestionar bien el tiempo es básico para optimizarlo. Coge tus listas y plantéate cuál es el mejor momento para realizar la tarea, cuánto tiempo vas a necesitar, concreta horas…

 

Durante los días de adaptación a la rutina, es indispensable mantener una actitud positiva. Os dejamos con un poco de humor para que la incorporación al trabajo se os haga más llevadera. Estamos seguros de que el monólogo de Leo Harper os arrancará una sonrisa.

https://www.youtube.com/watch?v=l8AN6i8-QfA

Deja tu comentario

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR