Menu

Saber exigir

Escrito por Editorial Conecta

Britain Soccer Champions League

Ya se sabe que un gestor vago no puede ser un buen gestor. Pero, en estos días de vuelta al trabajo, conviene recordar que asumir las tareas ajenas que no se hacen bien es acaso tan ineficiente como ser perezoso. Como siempre, nuestros autores tienen ejemplos brillantes de ello.

En Los 11 poderes del líder, Jorge Valdano explica una anécdota que observó en un entreno del Real Madrid. Raúl González, que era el jugador insignia del equipo, estaba, en un ejercicio por parejas, dando malos pases a su compañero . Finalmente, este último se hartó y le reprochó las imprecisiones. A lo que Raúl le respondió, relajadamente: “¿Ves? Esa es la sensación que tengo yo cuando tú centras en los partidos”.

En otro ámbito, Javier Alfonso ilustra la importancia de ofrecer, para luego exigir. Historia de un éxito: Mercadona, narra el cambio de modelo que la empresa de Juan Roig impulsó en 1993. La plantilla se encontró con contratos indefinidos, aumentos de sueldo y ventajas como poder pedir el traslado al establecimiento más cercano a casa.

¿Qué se les pide a cambio? Cumplir objetivos, seguir la formación de cursos ―e incluso hacer las lecturas que Juan Roig considera claves para el management― y soportar un mayor número de despidos por ineficiencia que otras empresas del sector. Sin embargo, la rotación de personal acaba siendo menor debido a que se dan pocas bajas voluntarias.

Deja tu comentario

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR